¿Quién dijo que un menú semanal de tupper tiene que ser necesariamente aburrido? Lo cierto es que existen recetas increíblemente sabrosas que resisten perfectamente su refrigeración en la nevera o que incluso mejoran con los días.

Es el caso de nuestro rabo de toro estofado con cuscús, uno de los platos más completos y sabrosos de nuestra carta y que tiene su historia, su método y exige ingredientes muy especiales.

Origen del rabo de toro estofado

Córdoba es la región de origen de esta delicia, que probablemente lleve cocinándose desde la época romana en la Península Ibérica. En las tabernas cordobesas conocen a la perfección mo convertir este corte de carne en un estofado delicioso, repleto de matices y de sabor.

Y es que aunque se trata de una carne de precio bajo y que era, por tanto, comúnmente utilizada por la gente con menos recursos, la técnica culinaria es capaz de transformarla en un plato gourmet.

Su receta varía en función del cocinero, pero nos gustaría contaros cómo la preparamos en Sambóó, donde te lo entregamos en casa o en la oficina junto con el resto del menú semanal perfectamente envasado.

Nuestra receta de rabo de toro estofado

Sabemos que para que una receta gane en profundidad es imprescindible dedicarle tiempo, así que nosotros iniciamos esta preparación tostando huesos y haciendo con ellos un caldo lleno de sabor.

Un buen fondo es por tanto el origen de todo (como también hacemos con nuestra receta de carrillera de cerdo con patatas). El sofrito de verduras es la segunda parte, se hace con calma y se le añaden las piezas de carne y nuestro sabroso caldo.

A partir de aquí no hay más secreto que el tiempo, ya que dejando que cueza lo suficiente es como conseguiremos la textura y sabor deseados, así como una salsa con fuerza y repleta de aromas.

Para completar, le añadimos un toque de otras culturas, muy próximas a la historia de Córdoba, el cus-cus. Este consiste en una sémola de trigo que nos esforzamos en dejar suelta y lista para actuar como delicioso acompañamiento para el rabo de toro y su salsa (mezclados aún están más buenos).

mo aprovechar tus sobras de rabo de toro estofado

Aunque nuestras raciones están estudiadas para satisfacer tus necesidades, puede ser que en alguna ocasión no hayas terminado tu estofado de rabo de toro y te de lástima desperdiciar estas sobras. ¡No te deshagas de él! Te vamos a ofrecer la oportunidad de aprovechar, el día que tengas tiempo, esos restos tan llenos de sabor.

Puedes congelarlo sin problema, pero si de repente te encuentras con tiempo y quieres presumir de la gran opción de menú semanal a domicilio que es Sambóó, te sugerimos elaborar unas deliciosas croquetas de rabo de toro.

croquetas rabo de toro

Para ello tan solo tendrás que elaborar una bechamel: sofríe en mantequilla o aceite media cebolla cortada muy pequeña, y cuando ya esté ligeramente dorada añade un par de cucharadas de harina con el fuego bajo, y cocínala sin prisa para que pierda su sabor a harina cruda.

Luego, ve añadiendo leche y removiendo poco a poco para deshacer grumos. Perfuma con nuez moscada y añade el rabo de toro desmigado junto con su salsa. La bechamel debe tener una textura cremosa pero no sólida, ya que el colágeno del rabo de toro terminará de solidificarla.

Después, forma las croquetas, pásalas por huevo y pan rallado y fríelas hasta que estén doradas. ¡Así podrás disfrutar dos veces de tu menú semanal de tupper! 

Pide tu menú semanal a domicilio con Sambóó

En Sambóó disfrutamos cocinando grandes recetas casi tanto como disfrutamos haciendo tu vida más fácil. Y para ello te ofrecemos la posibilidad de recibir tu menú semanal de tupper tanto en casa como en el trabajo.

Una vez lo recibas, tan solo tienes que guardarlo en la nevera, con la tranquilidad de haber previsto platos variados, con opciones vegetarianas incluso, elaborados con ingredientes de primera calidad con el tiempo y el mimo necesario para que sepan magníficamente.